Make your own free website on Tripod.com

 

EL NACIONAL - JUEVES 1 DE JUNIO DE 2000

SUCESOS

Uno de los homicidas murió y tres fueron detenidos

Muerto comerciante al enfrentarse a 4 ladrones

Entre los presos figura un expulsado de Policaracas y Polisucre. Los antisociales, en un auto, aguardaban a una víctima dentro del estacionamiento de residencias Los Laureles, en La Urbina. Desde ventanas y balcones, los vecinos dispararon para impedir la fuga de los homicidas. Después intentaron linchar a dos de los apresados

SANDRA GUERRERO

 

Un comerciante cayó abatido al enfrentarse a 4 delincuentes que intentaron despojarlo de su camioneta Blazer. Fue sorprendido cuando entró al estacionamiento de residencias Los Laureles, en la calle 2-A de La Urbina. De de un auto Corsa bajaron 2 individuos con quienes se batió a tiros.

Carlos José González Carrera, de 39 años de edad, era dueño de una concesionaria automotriz en La Florida. Era padre de dos hijos, de 7 y 14 años de edad, y estaba domiciliado en un edificio de la calle 3 de La Urbina. Murió como consecuencia de tres disparos. Dos proyectiles lo impactaron en el pecho y uno en una pierna.

El martes estuvo jugando tenis con un compadre, en el gimnasio Avila, que funciona en el Hotel Avila de San Bernardino. Al concluir, cada uno tomó su vehículo y se dirigieron a la Cota Mil.

A las 9:30 pm, González Carrera llegó al estacionamiento de residencias Los Laureles, donde vive su progenitora.

Cuando vio al vigilante Simón Alberto Blanco Torres, de la empresa Guardianes Barinas, le preguntó si quería café. Acostumbraba a llevar hamburguesas y café a los serenos. Después entró al aparcamiento en su camioneta Blazer, azul, placas ABY-57Y. Al bajar del vehículo fue interceptado por dos hombres armados que bajaron del Corsa, dorado, MAG-51V. Los antisociales trataron de despojarlo de la camioneta. En el lugar se produjo un intercambio de disparos porque el comerciante sacó una pistola .40. Logró herir a uno de los atracadores. Luego, los otros dos que estaban en el automóvil, le dispararon y lo hirieron mortalmente.

Los 3 antisociales que salieron ilesos lo despojaron del celular y de sus prendas. Emprendieron la fuga y dejaron abandonado a su compañero. Saltaron un muro de 3 metros y otras paredes de estacionamientos de edificios de la calle 2-A.

Fuga y captura. Atraídos por los disparos, vecinos de la zona salieron a los balcones y ventanas para accionar armas de fuego a fin de impedir la evasión de los homicidas. Entretanto, el vigilante de Los Laureles llamaba a Polisucre para notificar lo ocurrido, pero una unidad de ese organismo, que cumplía labores de patrullaje rutinario, llegó a la calle 2-A. Los uniformados detuvieron a uno de los individuos que se ocultó debajo de un carro y a otro que se escondió en un edificio.

Una comisión de la Policía Metropolitana, que se enteró de la novedad, capturó a uno de los imputados: José Gregorio Cruz Pino, de 25 años de edad, en el puente 5 de Julio, que comunica con la autopista Petare-Guarenas. Portaba un revólver Magnum, 3.57.

El director de Polisucre, Eugenio Rojas, y el jefe de Operaciones, Luis Carrasquel, informaron algunos detalles del hecho. Cuando recibían a los reporteros, les avisaron que el delincuente herido había muerto en el Hospital Pérez de León de Petare.

Rojas indicó que Cruz Pino fue expulsado de Policaracas en 1997. Luego, acudió a ese organismo a buscar trabajo. Laboró 2 meses y fue destituido al conocerse sus antecedentes. Presumen que este ex funcionario fue quien ultimó al comerciante.

Las investigaciones preliminares indican que el grupo se reunía en El Valle para salir a cometer fechorías en la noche.

El asaltante que falleció fue identificado como Jhorman Ebrahim Grimán Caruto, de 26 años de edad. Tenía una pistola Sig Sauer, 9 mm, y las pertenencias de la víctima.

Los dos detenidos por Polisucre son José Gregorio Jiménez Ramos y Luis Enrique Castillo Camargo, ambos de 21 años de edad.

María Elena Salazar, viuda, acompañada de su amiga Eva González, aguardaba en una funeraria de La Florida el traslado del cadáver desde la Morgue de Bello Monte. La señora Salazar manifestó que no sabía si los delincuentes esperaban a su esposo.

González, esposa del compadre que jugó tenis con el comerciante, indicó que en dos oportunidades anteriores, trataron de despojarlo de una moto y de una Toyota Samurai.

 


Reseña de El Universal
Reseña de El Nacional
Reseña de Tal Cual


 

| Home | ¿Quiénes Somos? | Objetivos | Vecinos en Acción | Información Importante | Imágenes | Sugerencias | E-mail |